WIKIMOVILIDAD

Todos | # A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Hay 2 términos en este directorio que empiecen con la letra V
Vía Ciclista
Se define como toda vía acondicionada para el tráfico de bicicletas, cuyo ancho permite el paso seguro de estos vehículos. Las vías ciclistas se diferencian en función de dos criterios: i) La separación del tráfico ciclista respecto al motorizado y al peatón (puede estar separado de ambos, de alguno o de ninguno). ii) El trazado de la vía ciclista respecto a las demás vías (puede existir o no el trazado). Existen diferentes tipos de vías ciclistas: - Ciclo-senda y/o Camino Verde: Vía para peatones y ciclos, segregada del tráfico motorizado, y que discurre por espacios abiertos, parques, jardines o bosques. En algunos casos hay separaciones entre peatones y ciclos, en otros no. El camino verde se asocia más a bosques, montañas, entornos menos modificados por el humano. - Pista-bici: Vía ciclista segregada del tráfico motorizado, con trazado independiente de las carreteras, sin elementos laterales de separación. - Carril-bici Protegido: Vía ciclista que discurre adosada a la calzada, provisto de elementos laterales que lo separan físicamente del resto de la calzada, así como de la acera. - Carril-bici (no protegido): Vía ciclista que discurre adosada a la calzada, en un solo sentido o en doble sentido. - Acera-bici: Vía ciclista señalizada sobre la acera. - Vía Compartida Urbana (ciclocalle): Vía donde coexiste el tráfico motorizado y el no motorizado, con preferencia de éste último en zona urbana. Un ejemplo es la Calle Zona 30: Vía no separada del tráfico motorizado, pero pueden circular las bicicletas, la limitación de la velocidad para los circulantes es de 30 km/h. - Calle de convivencia: Vía compartida por los peatones, el tráfico motor y los ciclistas, con limitación de 20 Km/h para los circulantes. - Acera compartida: Coexistencia en el acerado del peatón y la bicicleta (prioridad peatonal).

VTC - Vehículos de Transporte con Conductor
VTC son las siglas con las que se conoce al término “vehículo de transporte con conductor”, que es como se denomina a la licencia para vehículos con chófer que trasladan a uno o varios pasajeros desde un lugar de origen a otro de destino. Estas siglas corresponden a las dadas en España, pero se reproducen en distintos países europeos con las características comunes que tradicionalmente se le adscribían. En Italia se les denomina “Noleggio con Conducente” (NcC), y en Alemania “Personenbeförderungsgesetz” (PBefG), y finalmente en el caso de Portugal, se conoce como “transporte individual e remunerado de passageiros em veículos descaracterizados a partir de plataforma eletrónica” (TVDE). Sus principales diferencias con el servicio del Taxi tradicional radican, en el ámbito fiscal, principalmente, en que sus tarifas no están impuestas ni reguladas por la administración. Respecto a la prestación de servicio, destaca la vía de contratación, que se realiza en la mayoría de los casos mediante medios electrónicos (app, páginas web...) y la forma de pago, por pasarelas electrónicas o mediante la propia aplicación. Por último, en el ámbito laboral, cabe destacar las diferencias, donde las licencias no se otorgan y se explotan de manera unipersonal, sino que las licencias VTC se conceden a empresas que asocian un vehículo a la misma, no siendo concedida a un individuo como ocurre con los taxis, aunque ambas cuentan con limitaciones de número, impuestas por el órgano responsable en cada región. Otra de las principales diferencias es que este servicio no tiene paradas accesibles al cliente en la vía pública, sino que deben contratarse de forma previa, debiendo en teoría partir de alguna de sus bases hasta el punto de origen del viaje. Este tipo de licencias, a pesar de no estar creadas a fin del servicio que ofrecen, son las elegidas y utilizadas por las empresas de transporte peer-to-peer o puerta a puerta para desarrollar su negocio en Europa, destacando algunas de ellas como Uber, Lyft, Cabify o Easy Taxi. Por ello se han desarrollado en los últimos años una enorme renovación y actualización de la normativa referida a este servicio adaptándose al nuevo escenario de movilidad. En España, existe un ratio entre licencias VTC y taxis, que en la actualidad es de 1/30, es decir, 1 VTC por cada 30 taxis, que en muchas ciudades no se cumple.

¿QUIERES COLABORAR?

Envíanos tu término con su definición o haciendo clic en el siguiente botón y forma parte de nuestra red de autores:

AUTORES / COLABORADORES:

RELLENA EL SIGUIENTE FORMULARIO PARA CONTRIBUIR CON TU TÉRMINO:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies