Encuesta de Movilidad sobre el Patinete Eléctrico

Desde el Instituto de Movilidad hemos ido observando cómo los vehículos de movilidad personal han ido creciendo de un tiempo a esta parte en las ciudades y están suponiendo una revolución en la movilidad de éstas al romper con la división peatón-vehículo de motor. No obstante, la coexistencia de peatones, bicicletas, VMP y tráfico rodado está generando algunas dificultades.

El auge de los patinetes eléctricos viene dado de la comodidad que proporcionan a sus usuarios, son ligeros, rápidos y económicos. Además, no son contaminantes lo que supone una alternativa más dentro de las opciones existentes de movilidad sostenible para desplazarse en las ciudades. En numerosas ciudades, la aparición y el avance de los patinetes ha sido más rápida que la propia normativa, generando conflictos entre los diferentes modos de transporte.

Al no existir una ordenanza han surgido inconvenientes en cómo encajar la circulación de estos por la acera frente a los peatones o en el carril-bici con las bicicletas. Otro de los principales problemas con los patinetes eléctricos ha venido generado de una falta de regulación con respecto a los patinetes de alquiler en las ciudades y la ocupación del espacio público por parte de estos. Esta situación ha obligado a que muchas ciudades hayan ido redactando sus propias normativas que intenten regulan los VMP.

En diciembre de 2019, la Dirección General de Tráfico (DGT) publicó una instrucción transitoria sobre Vehículos de Movilidad Personal (VMP) con el objetivo de establecer una serie de criterios dirigidos a los usuarios de estos vehículos, ayuntamientos y agentes de la autoridad.

A pesar de las dificultades que hayan podido generar, con una normativa clara y usándolos con seguridad este tipo de vehículos de movilidad personal son un modo de transporte a tener en cuenta en el futuro de las ciudades. Los vehículos de movilidad personal son vehículos no contaminantes, que contribuyen a la movilidad y la sostenibilidad de las ciudades, posicionándose como una solución a la masificación del tráfico y la contaminación, así como en la lucha contra el cambio climático.

Del mismo modo, su uso es individual, lo que dadas las circunstancias tras la pandemia del COVID19 hace que se presenten como una alternativa muy interesante frente al vehículo privado, mucho más perjudicial para el medio ambiente.

Por estos motivos, el Instituto de Movilidad realizó una encuesta online entre sus seguidores para analizar qué percepción tenían del uso del patinete eléctrico en las ciudades.

A continuación, y a modo de infografía se presentan las principales conclusiones.

1 Comment
  • Ana
    Escrito a las 11:35h, 26 agosto Responder

    Muy buen artículo, me encanta que os hayáis documentado mucho. Para mi es una pena que todavía exista esa franja entre hombres y mujeres a la hora de conducir un patinete eléctrico. Como usuaria creo que problemas actuales como la COVID o el calentamiento global van a dar un mayor auge a estos vehículos. Espero que tengamos un futuro más sostenible.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Contáctanos por WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: